sábado, 19 de julio de 2014

Volver, jugar y ganar, eso es bueno


Por Citizen

¿Partido de pretemporada?

¿Están duros?

Hacia el partido de Lomas de Zamora, a unos 70 minutos de nuestra ciudad, se movió Estudiantes de La Plata.
El rival, es un rival menor.
¿Hay rivales menores?
Cada uno que piense lo que quiera.

Primer tiempo con cantidad de situaciones.
1-0, y parecía que se daba "el partido fácil".
Pero no...nos empataron de pelota parada, y se animaron.
Cometimos errores, pero los cometimos generando situaciones.
No se vió a la defensa sólida.
No se vió a un Martinez conductor.
Aguirregaray se mostró como una carta sorpresiva e interesante.
Anotó Guido.

En el segundo tiempo, nos ponemos en ventaja con una receta bien nuestra.
Mejoró Martinez y llegó al gol.
Y nos ponemos 3-1 con una delicia de Correa, con una jugada magistral en conjunto con Auzqui.

Se jugó mejor en líneas generales, con una idea de juego, que es la que venimos viendo.

Interesante.
Una Copa Argentina que es un engendro en algunos aspectos, pero deja dinero y clasifica a la Libertadores.

Ya hay cuatro refuerzos trabajando, en fin.....
Estamos en marcha.

¡Vamos Pincharrata!




Foto: Telam


miércoles, 16 de julio de 2014

Esa nostalgia de domingo por llover


Bueno queridos amigos, balance final del mundial, a cargo del Negro Bossio, y comenzamos a calentar motores...se viene el Pincharrata.



El árbitro pitó el final y de golpe se nos cayó encima "esa nostalgia de domingo por llover...", que canta Víctor Heredia. 
El silbato del italiano señaló la definición del partido, la clausura del Mundial y el fin de una ilusión que supimos alimentar hasta apenas unos minutos antes, cuando Messi tuvo un tiro libre cerca del área y se le fue por arriba.
 
La tardecita del domingo, que pintaba para el festejo, tan sólo fue una víspera más de otro lunes rutinario. "Afuera están festejando", dijo Paulita alertada por algunos bocinazos que se escuchaban desde la calle. Pero con Juan Pedro coincidimos en que no había ánimo para el festejo. 

No es lo mismo perder que ganar. Y si hay alguna duda sobre ello, bastaba con mirar las caras de los futbolistas argentinos, todavía en la cancha, estoicos, esperando la demorada premiación; mientras los alemanes se solazaban con el triunfo.

La derrota, inexorablemente, trae tristeza, por más que estemos orgullosos de nuestros jugadores y honrados por todo lo conseguido.  

La Copa del Mundo estaba ahí, reluciente, al alcance de la mano, pero se iba con ellos que aprovecharon las más clara que tuvieron y metieron un golazo que será histórico, justo sobre el final de un partido parejo con alargue y todo. 

Alemania 1 Argentina 0. La primera derrota en siete partidos para un equipo que llegó al Mundial con una delantera envidiada por todos los países, un medio juego que todavía era una incógnita y una defensa que dejaba dudas. Sin embargo, Argentina logró el subcampeonato exhibiendo la defensa más sólida del torneo, un medio campo equilibrado y una delantera a la que le faltó la explosión y los goles que prometía, especialmente en los partidos decisivos.  

El equipo se fue armando en plena competencia. De atrás para adelante. Se corrigieron deficiencias y se logró ajustar un funcionamiento que en los dos últimos partidos (contra Holanda y Alemania) tuvo su nivel más alto. 

Nunca antes el cuerpo técnico había tenido por tanto tiempo los jugadores a su disposición. Entre los días previos al viaje, en el predio de AFA en Ezeiza y la estadía en Brasil, transcurrieron más de 30 días en los que Sabella y los 23 seleccionados pudieron trabajar sin interrupciones. Y con las presiones propias de la contienda, pero sin dejar que el ruido exterior interfiriera la paz interna, llegaron las correcciones técnicas, se afianzó el grupo y el espíritu colectivo privó sobre las individualidades. "El plural por encima del singular", sentenció Pachorra,

Por eso, no es casual que la figura haya sido Mascherano. La individualidad que sintetiza la pluralidad y todos los atributos predicados por el técnico: sacrificio, humildad, responsabilidad, solidaridad, compañerismo, liderazgo y entrega.                

"Afuera están festejando", dijo Paulita y a los mejor -ojalá- la gente salió a victorear estos valores que desde hacía mucho no entraban en el discurso futbolero y que son los que nos trajimos de Brasil, aunque la Copa se haya ido para Alemania.

El lunes 14, a la tarde, casi 24 horas después del pitazo de Rizzoli, un taxi con identificación del Municipio de Ezeiza, recorrió las calles del barrio de Tolosa, en la ciudad de La Plata, hasta que encontró la dirección indicada. El pasajero pagó la cuenta gorda del viaje, bajó del vehículo y saludó a los vecinos que venían a su encuentro. Recibió abrazos, firmó autógrafos y se fotografió con dos chicos con la camiseta de Gimnasia. En el entrevero alguien se animó a preguntarle si seguiría dirigiendo la selección. "Lo voy a pensar. Y soy lento para los pensamientos", respondió con una sonrisa. 

Arriba la leyenda de un pasacalles rezaba: "Ale: Personas como vos nos dejan mucho más que glorias deportivas. Sos el orgullo de un equipo con corazón. Tus amigos". 

Después del mundial, Alejandro Sabella entró a su casa con el deber cumplido y la conciencia tranquila por no haber renunciado a sus principios.

      



domingo, 13 de julio de 2014

Medalla de Plata: Ale 1 - Arg 0 ( ET) ¡Nunca menos! ¡Acá está La Escuela!

Primer tiempo:
Cabezazo de Garay para dejar uno afuera, peligro en cada contragolpe, Mezzi y Enzo y nueve más, un gol anulado BIEN finito, la salvada de rigor en el minuto cuarenta y cinco y no mucho más. (?)
Agüero por Lavezzi y arrancar el segundo.
Minuto 56: así NO se juega al fútbol.
Seguimos.....
Minuto 65: ¿y el siete a uno a Brasil?
Seguinos......
Palacio por Higuaín a los ochenta, el Magno calienta a Gago.
Minuto noventa...sale Klose entra Götze...... seguila mamnándola Paganni.
Al alargue....
:-)
105 minutos. No está nada dicho. Gago por Enzo en estos quince y hacha y tiza.
Minuto Ciento ocho: #SoldadoDeLaVeimte.
(?)
Minuto 112: Golazo alemán.



Abrazo batallador.

miércoles, 9 de julio de 2014

Trabajo, trabajo, huevos y tesón. Argentina a la final! ARG 0 (4) - NED 0 (2)

por Paul Vox

En el centro del campo, antes de echar a rodar el balón, se abrazaron La Pulga y Pipita juramentándose algo que podríamos imaginar y arrancó el partido de ajedrez.
Para los quince, el Enzo encaró un par de veces y arrimó atención al fondo flamenco. En un desborde del mendocino, foul en la puerta del área y el enano que le recuerda al flaco  holandés que de esas va a tener que parar unas cuantas.
Ya en los veinte, Holanda se acomodó poblando el mediocampo y los cinco atrás inamovibles.
Así y todo, con cautela, construyó Argentina un ataque por desbordes laterales y haciendo pesar el manejo individual, inclinando apreciablemente la canchita.
A los treinta nos despertaron los naranjas con dos envíos aéreos que despejaron los puños de Chiquito.
De vuelta a pensar los movimientos y la sensación que este partido habría que construirlo  como la pared: desde el pié y por hiladas. Amurallada.
En los cinco finales, Holanda quiso pararse del medio para adelante, mas immediatamente entendió que era más lo que arriesgaba que lo que asustaba. El contragolpe argento le iba a hacer doler la cabeza.

Descanso. Aceptable primo tempo.

Arrancó el segundo y en los primeros cinco Holanda quiso apretar el acelerador. Lo esperó la albiceleste y volvió la cuchara, la plomada y el ladrillo. Paciente. (A los 56:40, Marquitos de caño a Robb).
El achique flamenco mostró su flanco flojo y de un desborde de Lavezzi, llegó la más picante en el Pipita que apenas fue tapado por su marcador.
A los quince salió De Jong, mientras atendían a Biglia de un cruce al borde del área grande.Ya llovía en San Pablo.
Los naranjas no comían vidrio y si bien se adueñaban de la pelota, no encontraban el huequito.
Janmaat probó la dureza de las bochas de El Peligro y Holanda, con sólo un cambio, ensayó tocar, tocar y tocar, buscando el error argentino.
Ya pasada la media hora del complementario, empezó a calentar el Kun. Casi la mete el Pipita pero el puntazo se fué desviado y el lineman levantó la banderita. La más clara hasta ese momento.
Faltando diez, el Magno manda al Kun y Palacio, por el Pipita y Enzo, ambos de ruda, sólida y corajuda actuación.
En los noventa, Robb nos paralizó el corazón y cruzó Mascherano. Tres de recupero. Nervios de punta. Acá y allá.
Al alargue.
A los cinco del alargue, cambio en Holanda y no tiene otro.
A los diez, la Fiera por el Pocho.
Con poco que destacar, finalizó el primer alargue.
Últimos quince y el desafío de faenar ese león con la puntada certera del gaucho en el 9 de Julio.
Habla el Magno, habla Masche y nosotros, con todas y nuevas costumbres.
Minuto 115 y una bocha llovida que le queda atrás y alta a Palacio, para tranquilidad de Máxima.
Desborda Messi y recibe en el área la Fiera que le pega mordido. Lástima.
Tiempo cumplido.

Tensión.

Messi, Agüero, Garay, Maxi y Biglia, los cinco primeros del Magno.
Ataja el primero CHIQUITITO. Fundamental.
Messi: gol.
Garay: gol.
CHIQUITOOOOO!!! Dos de tres.
Agüero: gol.
La Fiera: gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol,gol!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!




El relato de los penales por Directv


Te espero en el búnker, germano.
Abrazo tranquilo.
;-)

APARECIÓ EL EQUIPO

Por Juan Carlos Bossio 

Ajedrez puro. Así fue el partido Argentina-Holanda.
Táctica y estrategia. Apertura y definición. Cada espacio de la verde gramilla, un cuadrado blanco o negro del tablero. Cada pieza en su lugar y sin margen para el error.
Detrás de los trebejos, dos grandes maestros internacionales: Louis Van Gaal y Alejandro Sabella. El primero con sobrados y conocidos pergaminos para ese título; el segundo con antecedentes más modestos y menos difundidos.

La partida fue tablas. Un empate justo.
Para los espectadores ocasionales, un partido aburrido. Sin goles y, si no fuera por los penales, casi sin emoción.
Para los futboleros de alma, un partido inolvidable. Para archivar y volver a ver. Un ejemplar único. De colección. Para estudiar y aprender.
Los 120 minutos marcaron eso. La paridad de dos equipos que para alcanzar la perfección les faltó el gol, precisamente impedido por el perfecto funcionamiento de las defensas. Ni Messi, ni los delanteros albicelestes pudieron desequilibrar; tampoco Robben y sus compañeros. Sin embargo, todos jugaron un gran partido.
Vinieron los penales y se agrandó la figura de Romero, que atajó dos. Messi convirtió el primero, Agüero metió el segundo y Rodriguez sacudió el tercero. Y con tres adentro, fue suficiente.
Después llegó el desborde. El tablero perdió el equilibrio, la cancha se inclinó para el lado nuestro y apareció la escenografía esperada. El pase a la final y el festejo arrancó en Brasil y llegó a toda la Argentina.  

Llegamos a la final del mundo justo cuando apareció el equipo. Y no es casualidad, es una consecuencia. El trabajo del labrador cumplió su ciclo y la fruta llega madura al momento esperado.
Ahora los fantásticos son más que cuatro. Ahora la foto de Mascherano está en la tapa y ese es el premio a su talento y su esfuerzo superlativo. Pero sin los cuatro del fondo, sin la ayuda de los del medio y de los delanteros que bajan a dar una mano, la figura del Masche sólo sería la de un héroe derrotado. No hay superpoderes, hay un equipo.


Un equipo sacrificado y solidario, dirigido por un tipo honesto y trabajador, formado por futbolistas que están entre los mejores del mundo y que hoy nos permiten soñar con un domingo inolvidable.

sábado, 5 de julio de 2014

A semis. ARG 1 - BEL 0

por Paul Vox


Llegó Argentina a los cuartos con esa sombra del equipo que debía explotar para posicionarse como candidato serio. Sombra por demás exagerada, para nosotros, que sabemos que algo nunca está hasta que está.
En ese prefacio, Bélgica sería el rival que verdaderamente testeara al equipo mientras no teníamos que enfrentar a nuestros némesis futbolísticos (Brasil, Alemania, Holanda, Inglaterra, Italia....-¿tantos Némesis puede tenerse?-).
Mientras del lado belga el técnico advertía "saber cómo jugarle" al seleccionado, el Magno aprovechó que debía cambiar obligado piezas y planteó una de Fisher-Karpov: Basanta cumplió y quedó, Fede sintió molestia y sin dudarlo alineó a Demichelis; Gago no convenció y dejó a Biglia.
Y en diez minutos de partido, la manta corta pareció estirarse con el uso y como me gusta de este equipo, del fondo hacia arriba se controló al cuco.
Pipita la tuvo y la puso.
Tranquilos y serenos, menejaron los tiempos de ese tiempo y mostraron por dónde se debía efectuar la faena.
Di María se sintió en ese desgaste que realiza cada partido y para los últimos diez, Enzo entró al partido.
Descanso y a seguir.

Avisó el Pipita a los diez del complemento con un mano a mano que rozó el travesaño.
A partir de allí y hasta los 25´el partido se desrrolló sin mayores incidencias para uno y otro lado. Los belgas parecieron abandonar los lanzamientos largos e intentar por abajo, cerrándose el equipo y esperando alguna contra. Entró Palacio por Lavezzi y al no poder inclinar más la balanza, sobre los últimos diez del reglamentario, el banco llamó a Gago por el Pipita.
Masche ya no estába solo en el medio y si se iba a rematar, sería con lo fulminante de Messi y Palacio.


(Vos Lave,  quedate sentadito ahí que todavía no está)

Y así, sereno y cauto, una tarde lluviosa del sábado 5 de Julio del 2014, Argentina volvió a estar entre los cuatro mejores después de 24 años y mil y un intentos de desprestigiar la fórmula que nos supo alegrar.

Abrazo feliz.


Gonzalo Higuaín antes de anotar el primer gol de Argentina
Líbero.com (Perú)

p.d. Pasó Holanda por penales 4 - 3 frente a Costa Rica. Descansar, comer, concentrar, trabajar. Vienen las grandes pruebas.
¡Vamos Argentina carajo!